Una década de datos describe la crisis nacional de salud mental juvenil

Imagen del Dr. Tanner Bommersbach
Dr. Tanner Bommersbach

Cuando el Dr. Tanner Bommersbach y un equipo de investigadores de Mayo Clinic analizaron los registros nacionales de visitas al departamento de emergencias pediátricas, proporcionaron datos fundamentales para describir la creciente crisis nacional de salud mental pediátrica. 

Su estudio reveló que de 2011 a 2020, las visitas de jóvenes a los departamentos de emergencias por motivos de salud mental se duplicaron, mientras que la proporción de visitas por síntomas relacionados con el suicidio se quintuplicó

Las hallazgos del equipo se publicaron recientemente en la revista Journal of the American Medical Association.   

El Dr. Bommersbach, médico “fellow” en psiquiatría infantil y adolescente, espera que los hallazgos del estudio sean útiles en los diálogos nacionales sobre la salud mental de los jóvenes. 

Abordaje de un problema grave

Desde hace mucho tiempo, el Dr. Bommersbach está interesado en la salud mental infantil. Durante sus años en la escuela secundaria y la universidad, trabajó en una vivienda grupal de Dakota del Norte para niños con discapacidades del desarrollo, donde observó sus interacciones con los psiquiatras. Esta experiencia lo motivó a seguir la carrera de médico. Asistió a la Escuela de Medicina Alix de Mayo Clinic, donde descubrió un mentor en el Dr. J. Michael Bostwick, psiquiatra. Mientras trabajaba con el Dr. Bostwick en la escuela de medicina, el Dr. Bommersbach se interesó por la investigación y participó en estudios que investigaban cómo las personas con síntomas suicidas interactúan con el sistema de atención médica. 

Después de cursar una maestría en salud pública para informarse más sobre la metodología de la investigación y completar su residencia, el Dr. Bommersbach regresó a Mayo para realizar una capacitación “fellowship”, en la que continúa investigando sobre la prevención y la epidemiología del suicidio en salud mental pediátrica. Recientemente fue el primer autor de otro estudio sobre el aumento de los índices de conductas suicidas y necesidades de tratamiento no cubiertas entre los adultos estadounidenses que tienen un episodio de depresión mayor. 

Aumento de los índices de enfermedad

El Dr. Bommersbach informa que el estudio de las visitas a la sala de emergencias pediátrica se basó en otros estudios que demostraron el aumento de los índices de problemas de salud mental de los jóvenes. Sin embargo, la magnitud del aumento de las visitas de salud mental pediátrica, especialmente aquellas relacionadas con el suicidio, lo tomó por sorpresa. 

En el estudio se usaron datos de 2011 a 2020 de la Encuesta Nacional de Atención Médica Ambulatoria Hospitalaria, una encuesta nacional transversal anual de muestras de probabilidades de los departamentos de emergencias. El equipo de investigación examinó las visitas relacionadas con la salud mental de pacientes de entre 6 y 24 años. Los datos mostraron un aumento significativo de las visitas en todos los grupos etarios, sexos, razas y grupos étnicos. Sin embargo, el mayor aumento se produjo en los pacientes de 10 a 14 años. 

Si bien todavía no se disponía de datos de 2021 o 2022, los hallazgos incluyeron algunos datos de principios de la pandemia de la COVID-19. 

“En las últimas décadas, vimos un aumento en los problemas de salud mental de los jóvenes. Es probable que la COVID haya acelerado y exacerbado estos problemas”, afirma el Dr. Alastair McKean, coautor del estudio publicado en la revista JAMA. 

Impulso del cambio

Imagen del Dr. Alastair McKean
Dr. Alastair McKean

Los hallazgos del estudio no identifican el motivo del aumento tan drástico de las visitas de salud mental infantil, pero los autores apuntan a varios factores de posible contribución, como mayor conciencia de los problemas de salud mental entre los jóvenes, mejora y aumento de las remisiones de los médicos, mayor disposición de los jóvenes a buscar ayuda y reducción del acceso a otros servicios de salud mental en la comunidad. 

Es de especial preocupación el aumento de los síntomas relacionados con el suicidio en los jóvenes, que se incrementaron en todos los grupos etarios, en todos los sexos, las razas y los grupos étnicos, tipos de seguro y regiones geográficas. Los autores indican que las visitas relacionadas con el suicidio en los adolescentes representaron el 6,6 por ciento de todas las visitas al departamento de emergencias entre 2019 y 2020. 

Las cifras son un llamado a la acción, afirman. 

“La primera parte de impulsar el cambio es tener datos reales, y este estudio muestra que esta es una crisis nacional en aumento”, afirma el Dr. McKean. 

“Un área que debe abordarse en un diálogo nacional es aumentar el acceso a los servicios no hospitalarios que pueden tratar problemas de salud mental. Los departamentos de emergencias actúan con frecuencia como redes de seguridad para las personas con necesidades médicas no cubiertas, especialmente para los niños sin seguro o indocumentados”, afirma el Dr. Bommersbach. “Mi objetivo es continuar la investigación que ilumine estas carencias nacionales para que podamos avanzar hacia un compromiso nacional con la atención de la salud mental y la ampliación de los servicios basados en la comunidad para los jóvenes”. 

— Alexi Gonzalez