Alrededor de 10 millones de bacterias, hongos y otros microbios viven en y dentro de nosotros, principalmente en el intestino, aunque también están en la boca, la piel y casi todas las demás partes del cuerpo. Exceden con creces en cantidad a las células humanas, lo que cuestiona a quién realmente pertenece el cuerpo. Durante décadas, se ha considerado que esta población, llamada “microbioma”, es sobre todo un fastidio y un posible foco de infección.

Sin embargo, hace poco los científicos descubrieron que el microbioma es indispensable para la vida humana porque, por ejemplo, ayuda con la nutrición al digerir lo que el cuerpo es incapaz de hacer por sí solo y al extraer unos pocos nutrientes y calorías más de la comida. No obstante, lo más misterioso es que el microbioma se entrelaza con el sistema inmunitario y favorece la salud de formas inesperadas. Juntos mantienen el revestimiento mucoso que protege a los órganos del cuerpo contra invasiones microbianas y participan en la supresión o en la eliminación de bacterias nocivas y problemáticas.  

El microbioma somete a prueba y a entrenamiento al sistema inmunitario, en tanto que el sistema inmunitario se encarga de cuidar al microbioma.

Dr. Joseph Murray

“Esas bacterias no están allí por azar. Crecemos con ellas desde el momento en que nacemos y durante su desarrollo, realmente ayudan a que nuestro sistema inmunitario madure en todo el cuerpo, pero en especial en el intestino”, comenta el Dr. Joseph Murray, investigador y gastroenterólogo de Mayo Clinic.

Hace poco, el Dr. Murray y otros investigadores de Mayo descubrieron una relación entre el desequilibrio del microbioma, afección conocida como “disbiosis”, con enfermedades autoinmunes, como artritis reumatoide, esclerosis múltiple (EM) y enfermedad celíaca. No se sabe si la disbiosis es el síntoma o la causa de la enfermedad, pero los trabajos han demostrado que un tipo de bacteria originaria del microbioma, conocido como Prevotella histicola, podría ser la clave para volver a encarrilar al microbioma y aliviar algunos efectos de estas enfermedades autoinmunes.

El Dr. Murray bautizó a la Prevotella histicola con el mote de “brug”, por la mezcla de las palabras en inglés para “bicho” (bug) y “fármaco” (drug).

La esclerosis múltiple, la artritis reumatoide y la enfermedad celíaca son enfermedades autoinmunes comunes que ocurren cuando el sistema inmunitario del cuerpo, que debe destruir a los organismos invasores, reacciona de manera excesiva y ataca a los tejidos del propio cuerpo.

En la esclerosis múltiple, el sistema inmunitario degrada la vaina de mielina protectora que recubre las fibras nerviosas y eso provoca síntomas como entumecimiento, debilidad y pérdida de la visión. En la artritis reumatoide, la diana es el colágeno de las articulaciones, lo que provoca una hinchazón que puede derivar en erosión del hueso y deformidad de la articulación. En la enfermedad celíaca, la ingesta de gluten desencadena una respuesta inmunitaria equivocada que daña la mucosa del intestino delgado y provoca diarrea, pérdida de peso, distensión abdominal y anemia.

Prevotella histicola, el microbio que actúa como un fármaco

“La observación fascinante que se ha hecho en los últimos 10 años es que todas estas enfermedades tienen lo que se conoce como disbiosis. Como la bacteria descubierta en el intestino es diferente a la encontrada en los sujetos sanos de control, algo ocurre con las bacterias intestinales, pero… ¿es la consecuencia de la enfermedad autoinmune o es su causa? He ahí el meollo del asunto al que nos dedicamos”, anota el Dr. Eric Marietta, investigador en gastroenterología de Mayo Clinic.

La incidencia de las enfermedades autoinmunes aumenta en los países desarrollados, pero no se sabe por qué. Un planteamiento es la “hipótesis de la higiene”, o sea, que con la limpieza del entorno en el que vivimos y a medida que nos esforzamos aún más por expulsar o eliminar las bacterias, nuestros sistemas inmunitarios tienen menos exposición a los microbios y menos trabajo.

“En esto, algunos aplican la analogía de que ‘la ociosidad es la madre de todos los vicios’, con la idea de que un sistema inmunitario ocioso (porque tiene poco que hacer) puede irse por mal camino y que, en general, necesitamos ciertas cosas, especialmente a los microbios que viven dentro y fuera de nosotros, para ayudarnos a mantener una relación. Los microbios estimulan un poco al sistema inmunitario para que tengamos buenas defensas, pero también ayudan a contener o revisar la respuesta inmunitaria”, dice el Dr. Murray.

La Dra. Veena Taneja inmunóloga de Mayo Clinic, echó un vistazo a esta relación cuando estudiaba la artritis reumatoide como estudiante de posgrado en la India, su país natal. La científica siguió a 41 familias y descubrió que los pacientes con artritis reumatoide tenían más probabilidades que el promedio de sufrir otras enfermedades autoinmunes, como diabetes tipo 1, lupus y tiroiditis de Hashimoto. Asimismo, le impresionó ver que muchos pacientes informaban acerca de un recrudecimiento de la artritis reumatoide después de comer habichuelas (alubias, fréjol). Es decir, pese a que las habichuelas contienen mucha proteína y fitonutrientes, la gente puede responder de forma diferente a los distintos alimentos, incluso a los sanos.

Veena Taneja, Ph.D.

“Nunca se apartó de mi mente la duda de cómo pueden las habichuelas llevar a un recrudecimiento. De alguna manera, debe haber una conexión con el intestino”, señala la doctora. Ahora, se sabe que la alimentación repercute mucho sobre los microbios intestinales.

“Vine a Mayo por los ratones. Concretamente, quise tener acceso a los ratones alterados genéticamente para crear un facsímil de la artritis reumatoide humana. ¿Tenían ellos microbiomas intestinales diferentes a los de los ratones que no padecían la enfermedad? Esa era la pregunta para la que quería encontrar respuesta”, señala la Dra. Taneja.

En colaboración con el Dr. Murray, la Dra. Taneja descubrió que la disbiosis de las bacterias intestinales de los ratones con artritis reumatoide planteaban “una función importante de la flora intestinal” en la aparición de la enfermedad.

Los doctores Taneja, Murray y Marietta, junto a otros investigadores de Mayo, identificaron al Prevotella histicola como un microbio con posibles “efectos sobre el sistema inmunitario”. A los ratones del laboratorio de la Dra. Taneja, se les provocó artritis reumatoide mediante genes humanos relacionados con la artritis y se los trató con dosis orales de miles de millones de Prevotella histicola durante varias semanas. La dosis no es tan grande como parece, porque en la boca caben hasta 6 mil millones de bacterias en un determinado momento.

Los ratones tratados con Prevotella histicola mostraron “una incidencia y una severidad bastante menor en la artritis, en comparación con los ratones del grupo de control”.

“Pese a que yo misma lo hice, no lo creía. ¿Cómo era posible que con tan solo administrar las bacterias en los ratones, se detuviese la artritis reumatoide en el 50 por ciento de ellos? Por eso, repetí el ensayo por segunda vez… por tercera, por cuarta y por quinta vez. La cepa [de Prevotella histicola] controla al sistema inmunitario y al intestino”, asegura la científica.

A esta altura, la pregunta obvia era cómo. El microbio reduce la respuesta inmunitaria del cuerpo, no solamente del intestino sino también de todo el cuerpo, y aumenta la actividad de las células T reguladoras que modulan la respuesta inmunitaria e influyen sobre las células dendríticas, las cuales presentan antígenos a las células inmunitarias para iniciar la respuesta inmunitaria. La Prevotella histicola también contrarrestó las fugas intestinales y la barrera hematoencefálica, que son características de los pacientes con enfermedades autoinmunes. De igual manera, parece restablecer algo de la normalidad y de la estabilidad del microbioma, lo que reduce las señales químicas que desencadenan la inflamación. Estos resultados se publicaron en el año 2016 en Genome Medicine.

Los investigadores intentaron un experimento similar con ratones diseñados para mostrar esclerosis múltiple. En el estudio, publicado en el año 2017 en Cell Reports, el Prevotella histicola mostró una capacidad similar para inhibir la respuesta inmunitaria del cuerpo y disminuir tanto los síntomas como el avance de la esclerosis múltiple.

Pero, ¿cómo puede un solo organismo lograr todo esto? ¿Lo hace mediante la regulación directa de la respuesta celular, a través de la producción de subproductos que inhiben la respuesta inmunitaria, por medio de la regulación de otros microbios para colocar al microbioma dentro del rango normal o con todos estos medios? Este asunto todavía es un misterio.

Los investigadores examinan cómo afecta el Prevotella histicola a la respuesta inmunitaria del cuerpo.

Sin embargo, los investigadores trabajan en otro estudio similar para el tratamiento de la diabetes tipo 1. Mayo Clinic patentó el uso del Prevotella histicola para tratar estas enfermedades autoinmunes y acaba de dar inicio a los primeros ensayos clínicos.

Si los ensayos tienen éxito y el Prevotella histicola ejerce el mismo efecto en los humanos que en los ratones, esto podría dar pie a nuevas terapias para las personas con enfermedades autoinmunes. Restablecer el equilibrio del microbioma y aliviar los síntomas podría ser tan fácil como tomar pastillas con Prevotella histicola. “Si mi sistema inmunitario se resiste a la colonización, puedo seguir tomándolas; pero si acepta la colonización, quizás no tenga que tomarlas de por vida“, añade la Dra. Taneja.

Si bien la genética desempeña una función importante en el modelamiento del microbioma, los pacientes pueden tomar medidas para mejorar la probabilidad de que sus microbios se conserven sanos, diversos y estables.

“Una de esas medidas es alimentarlos con buena comida. En esto, parece que la dieta vegetariana es más sana que la alimentación a base de carne y grasa. La segunda medida es no consumir antibióticos, a menos que realmente se necesiten, porque tomarlos equivale a poner una bomba atómica en el microbioma”, concluye el Dr. Murray.

– Greg Breining, enero de 2019