SHARE

La realidad de los equipos para imágenes por resonancia magnética —o IRM— es que son grandes, tanto en costo como en espacio físico; lo que, a su vez, restringe la accesibilidad a diagnósticos médicos necesarios.

Sin embargo, ¿qué pasaría si se pudiese reducir ambos puntos sin dejar de producir imágenes por resonancia magnética de alta calidad o incluso se mejorara la calidad de las imágenes que actualmente pueden obtenerse?

compact-3t-calibration-1Los científicos de Mayo Clinic, en colaboración con el Centro para Investigación Mundial de GE y gracias al financiamiento del subsidio para colaboración investigativa en bioingeniería de los Institutos Nacionales de Salud, esperan responder esa y muchas otras preguntas ahora que se instaló en Rochester un nuevo equipo compacto, único en su tipo y de alto campo (3 teslas) para IRM.

“El desarrollo, la construcción y el afinamiento de la máquina requirieron de mucho trabajo en equipo y se necesitará incluso más para determinar todo el ámbito que la misma permitirá a los médicos alcanzar para mejorar los resultados y la experiencia del paciente”, asegura el Dr. Matt Bernstein, físico médico del Departamento de Radiología de Mayo Clinic. “El diseño de menor tamaño realmente permite mejorar el rendimiento del escáner porque reduce en gran medida los requisitos de potencia eléctrica y las limitaciones fisiológicas impuestas por un escáner para IRM de cuerpo entero”, añade el doctor.

“Si bien los equipos para escanear más pequeños y compactos pueden encargarse de casi el 50 por ciento de los exámenes clínicos por IRM, este diseño se enfoca principalmente en la obtención de imágenes de la cabeza; aunque también permite estudiar las extremidades, como las muñecas, los pies y las rodillas, igual que a bebés”, comenta el Dr. John Huston, neurorradiólogo de Mayo Clinic.

Desde ya se anticipa que el trabajo realizado para el escáner compacto de 3 teslas beneficie al Programa de terapia con rayo de protones. Igual que las imágenes del equipo compacto de 3 teslas, las IRM que sirven para planificar la radioterapia en el programa del rayo de protones requieren la máxima exactitud geométrica posible. El Dr. Bernstein dice que su laboratorio ha desarrollado formas de reducir la distorsión cerca del borde de las imágenes del escáner.

“En el programa del rayo de protones, mucha de la tecnología desarrollada por el Dr. Josh Trzasko, el científico Shengzhen Tao, el Dr. Paul Weavers y la Dra. Yunhong Shu beneficia directamente a la planificación de la radioterapia, y eso nos entusiasma mucho”, exclama el Dr. Bernstein.

El equipo compacto de 3 teslas es un prototipo investigativo y todavía no es un producto comercial. Según el Dr. Huston, lo vital para el éxito del programa de estudio es contar con pacientes que desean ser voluntarios para la exploración. “Los científicos trabajan con pacientes que tienen enfermedades localizadas, como tumores cerebrales o aneurismas, así como con quienes padecen enfermedades difusas como la enfermedad de Alzheimer y la esclerosis múltiple”, añade el médico.

“Somos increíblemente afortunados por la generosidad de nuestros pacientes que están dispuestos a someterse a más exámenes para ayudar a otros en el futuro. En general, mucho de lo que hacemos no los beneficiará directamente, sino que ayudará a avanzar la ciencia más que a mejorar o repercutir sobre su atención médica personal”, afirma el médico.

El proyecto ha venido forjándose durante ocho años y medio, a través del trabajo realizado por los equipos de GE y Mayo para desarrollar la máquina ya instalada en Mayo. La oportunidad para colaborar de forma pluridisciplinaria es parte del atractivo, asevera el Dr. Bernstein. “Los médicos que se concentran en la pediatría, el sistema músculo-esquelético, la oncología radiológica, la estimulación cerebral profunda y la enfermedad de Alzheimer ya están esperanzados en que el equipo les permita alcanzar nuevas perspectivas y logros en sus respectivos campos”, agrega.

“Estamos interesados no solamente en cumplir con los requisitos del subsidio original de los Institutos Nacionales de Salud, sino en avanzar más e investigar nuevas aplicaciones”, apostilla el Dr. Huston. “Las lesiones cerebrales por traumatismo, la elastografía por resonancia magnética, la tractografía en el cerebro… todo brindará una novedosa oportunidad para avanzar la tecnología”.

compact-3t-calibration-5Este tipo de equipo compacto para resonancia magnética es importante por varias razones que van desde la accesibilidad del paciente hasta practicidad de “ubicar” al escáner para resonancias magnéticas en un determinado sitio.

“Creemos que en todo el mundo los pacientes tienen escasa accesibilidad a las resonancias magnéticas, cosa que no se siente intensamente en Rochester porque los 30 sistemas para IRM clínicas se mantienen ocupados todo el tiempo; pero en la mayor parte del mundo, los pacientes sencillamente no pueden acceder a un examen por resonancia magnética cuando lo necesitan”, explica el Dr. Bernestein.

Además, los equipos estándar para resonancias magnéticas usan grandes cantidades de helio líquido a fin de mantener a los cables superconductores del imán extremadamente fríos, a una temperatura aproximada de menos 452 grados Fahreheit (-269 grados Celsius). El helio es un recurso caro, no renovable y del cual se ha suscitado reciente escasez en todo el mundo. Los equipos para IRM de todo el cuerpo normalmente usan hasta 2000 litros de helio líquido, mientras que este equipo compacto para resonancias magnéticas apenas usa alrededor de 12.

Esa reducción, sumada al ahorro económico, también resuelve otro problema relacionado con la ubicación del equipo. Debido a los 2000 litros de helio, es preciso tener un conducto de ventilación reforzado con salida casi vertical al aire exterior en caso de que se produzca una fuga de helio. En cambio, debido a que el equipo compacto de 3 teslas usa tan poco helio, su instalación en Mayo se consideró más simple. No fue necesario ningún conducto de ventilación, por lo que el tiempo y el costo de la instalación fueron menores. Además, el escáner compacto puede trasladarse con mucha más facilidad porque pesa alrededor de 33 por ciento menos que el equipo estándar de 3 teslas para resonancia magnética.

Pese a que otros intentos anteriores por fabricar un escáner para resonancias magnéticas de menor tamaño no hayan arrojado resultados muy alentadores, los investigadores de Mayo Clinic creen que la Sociedad para Investigación en Bioingeniería ha desarrollado la ciencia y la tecnología necesarias para afrontar esos problemas anteriores y este es el momento correcto para alcanzar el éxito.

-Ethan Grove